16/04/2021

La pesca en el río Paraná, entre las vedas y un recurso bajo presión

 

La judicialización de los permisos para pescar y la bajante extrema del río Paraná complican el escenario de una actividad con escasos controles estatales.


Después de casi un año y medio de gestión y pandemia mediante, finalmente el gobierno provincial decidió convocar a una reunión del Consejo Provincial Pesquero que tuvo lugar los últimos días con varios temas en agenda: estado del recurso, vedas pesqueras y traslado de las actividades de control y fiscalización, hoy bajo la órbita del Ministerio de la Producción, a Ambiente.

La prolongadísima bajante del río Paraná, que lleva casi dos años muy por debajo de los caudales considerados como promedio, sumó presión ambiental a un recurso amenazado por el escaso control estatal. A eso se sumó la judicialización de la actividad pesquera después que un Juzgado rosarino decretara una veda total a instancias de una presentación hecha por El Paraná No Se Toca el año pasado.


Consejo Pesquero

“Se hizo la primera reunión del Consejo después de no haberse hecho ninguna el año pasado, ni tampoco la audiencia pública anual de pesca en diciembre. Se solicitó muchas veces, pero recién ahora tuvimos una reunión con este gobierno”, dijo Adolfo Espínola, quien participó del encuentro en representación del sector de la pesca deportiva.

Además de autoridades hubo representantes de la pesca comercial y deportiva, cooperativas, frigoríficos, legisladores y municipios. Uno de los temas de la reunión fue la intención de la Provincia de llevar la pesquería de vuelta al ámbito de la cartera ambiental en lo relativo a control y fiscalización.

Según explicó Espíndola, en esta nueva gestión el organigrama se dividiría en tres áreas: fiscalización y control; cuestiones legales y otra científica y biológica.



Gobierno y Justicia

Hace pocos días, el gobierno provincial estableció una metodología para la pesca comercial en aguas del Paraná. “A partir del 1 de abril y por 60 días corridos se prohíbe la actividad para las 24 horas de los viernes, sábados, domingos y feriados. La pesca deportiva podrá practicarse exclusivamente con devolución obligatoria de toda especie”. “Esto se suma a la reducción sostenida de los cupos de exportación de sábalo y especies asociadas que el gobierno impulsa desde fines de 2019”, sostuvieron desde el Ejecutivo.


La decisión del gobierno surgió luego de la veda total dispuesta por la Justicia desde el 29 de diciembre pasado hasta el 31 de marzo pasado. Desde el Ministerio de Ambiente recordaron que en ese lapso el Ejecutivo hizo presentaciones para “lograr una veda parcial y reactivar la pesca deportiva con devolución obligatoria”.

Para Espínola, en realidad esto agrega un día más a los pescadores comerciales, que ahora podrán trabajar de lunes a jueves al menos hasta el 31 de mayo, algo que aún debe ratificar la Justicia.


Estado del recurso

Desde el gobierno informaron que, con la finalidad de determinar la situación actual del recurso ictícola del Paraná, las autoridades ambientales de Santa Fe y Entre Ríos realizaron una campaña entre el 17 y el 26 de febrero. “Además de la campaña de evaluación, se expuso la situación en una reunión del Subcomité Técnico de la Comisión de Pesca Continental y en un encuentro del Consejo Provincial Pesquero”.

En base a los resultados obtenidos, la Provincia decidió “disminuir el esfuerzo de pesca mejorando las chances de sobrevida para un mayor número de ejemplares y posibilitando el eventual éxito reproductivo”.

Según relató Espínola, el propio informe oficial reconoce que el estado del recurso “no es bueno” ya que hubo nueve meses de bajante extrema durante los cuales casi no hubo reproducción. “En las salidas de febrero no pudieron constatar que haya habido reproducción para suplantar a los peces que hoy pescamos. Hace dos o tres años que hay escasa reproducción, el recurso está complicado”, dijo.

Por otro lado, agregó que la capacidad de control es muy escasa ya que hay “apenas tres inspectores de fauna rentados más algunos honorarios que hacen lo que pueden”. “Esa es la estructura para controlar 800 kilómetros de costas más los arroyos y un parque náutico de 60 mil lanchas”.

También reclamó que se aplique de una vez una visión de cuenca porque hasta ahora “cada provincia hace lo que le parece”. “Esto debería manejarse con una legislación uniforme, no de forma tan segmentada. Hoy cada uno lo maneja como quiere”, concluyó.

Fuente: AireDigital







Síguenos en Facebook
Síguenos en Instagram