generales 04/06/2020

Pesca: habilitaron San Cayetano y los pejerreyes no fallaron

 

El partido de San Cayetano cuenta con varias lagunas: La Reserva, Albardón, La Genovesa. Los pobladores locales ya pueden pescar de costa y embarcado cumpliendo las normas sanitarias. Y pejerreyes es lo que sobra. Galería de fotos.


Debido a lo que estamos padeciendo, aún no podemos llegar a los pesqueros, pero por suerte tenemos amigos en los lugares habilitados que nos muestran sus pescas y nos hacen desear y tener una sana envidia sobre lo que ellos sí pueden hacer, que es pescar. San Cayetano es, sin dudas, uno de esos puntos donde la pesca de pejerreyes se muestra en su mayor expresión y, por suerte, tenemos como amigo a uno de los mayores referentes de la zona: Carlos "El Calabrés" Di Loretto, pescador de alma y gran conocedor de todas las lagunas del lugar.



El pueblo de San Cayetano estuvo cerrado herméticamente ante la situación actual de pandemia y mediante el cuidado de todos sus ciudadanos se pudo habilitar, entre otras pocas cosas, la pesca deportiva para sus habitantes, desde ya que con las medidas sanitarias respectivas y el distanciamiento social. Por suerte tienen la posibilidad de varias lagunas, tanto de costa como de embarcado, con resultados más que sorprendentes: pejerreyes de medianos a grandes pescados entre los juncos con líneas del tipo paternoster o en sectores más limpios con aparejos de tres boyas, siempre encarnadas con mojarras vivas o saladas y, también, filet de dientudo.

Carlitos hace las veces de guía y recorre varios ámbitos, por eso tenemos la posibilidad de informar que tanto laguna La Genovesa, El Albardón, Jorgensen, La Reserva y varias más están teniendo un rinde espectacular, aunque por ahora solo pueden visitarlas los residentes del partido ubicado a unos 500 km de Capital Federal. Cuando la cuarentena se levante, volverá a recibir pescadores de todos lados, principalmente de Córdoba, Santa Fe y el Gran Buenos Aires, como ha sucedido siempre. Allí no solo vamos a encontrar buenos lugares de pesca, sino que seremos atendidos como reyes, con excelente gastronomía, paseos, artesanías y el calor que nos bridan sus habitantes.


En estos imposibles de llegar, Carlitos atiende su casa de pesca El Calabrés, donde arma líneas especiales, vende carnada a sus amigos y proporciona el mejor asesoramiento. Muchos habitantes descubrieron la pesca gracias a él, más aún en estos días de encierro forzoso. Ojalá podamos llegar antes del final de temporada y, sino, nos quedará agendada para una próxima oportunidad.


Autor: Julio Pollero
Fuente: Weekend




Síguenos en Facebook
Síguenos en Instagram