litoral 04/04/2019

Pesca en el río Paraná: entre la ilegalidad y la espera de acuerdos

 

Prefectura decomisó más de 90 piezas de sábalo en aguas nacionales, en la zona de Yacyretá. En tanto, se espera que Argentina y Paraguay avancen en acciones para preservar la fauna.


La pesca indiscriminada en el río Paraná, desde las costas paraguayas, sigue siendo una historia sin fin. Ello tiene su correlato con la extracción indiscriminada de una amplia diversidad de ejemplares que son trasladados desde los cuatro puertos (ubicados sobre la ribera de ese ancho cauce) hasta la capital del vecino país.

La falta de legislaciones que regulen la pesca, como también  acuerdos entre Argentina y Paraguay, provoca que en muchas ocasiones, los pescadores sin querer se excedan e ingresen en aguas jurisccionales argentinas. Ese fue   el caso de tres embarcaciones que, con banderas tricolor, extraían peces en la zona de la represa Yacyretá. Esto motivó a que efectivos de Prefectura Naval Argentina (PNA) realizaran un operativo de detención e incautación de las mismas, como también del producto de la pesca.

Según un comunicado de la PNA, “personal de la Prefectura que patrulla permanentemente la zona de frontera en prevención del delito, incautó tres embarcaciones, 700 metros de redes, tres conservadoras y 270 kilos de sábalo que habían sido capturados de forma irregular”.

El operativo se realizó en el marco del rol de policía auxiliar de pesca que desarrolla Prefectura para la preservación de los recursos ictiológicos y la reproducción regular de las especies “y contó con la participación del personal del guardacostas GC- 196 Mataco, incorporada recientemente por la Fuerza para la prevención de ilícitos”.

Las embarcaciones infractoras fueron detectadas pescando ilegalmente a la altura del kilómetro 1478 del río Paraná y transportaban a bordo 90 piezas. El valor comercial de 270 kilogramos de pescado decomisado en el operativo supera los 120.000 pesos.
Una luz de esperanza

Tras el acuerdo suscripto entre el presidente argentino, Mauricio Macri, y su par paraguayo, Mario Abdo Benítez, para crear un nuevo paso fronterizo entre ambos países, entre las ciudades de Ituzaingó y Ayolas, se encendió una luz de esperanza ante la demanda de realizar acuerdos de trabajo en torno a esta problemática.

Desde las costas correntinas, son muchas las voces que esperan que ambos países sienten las bases de una normativa común que promueva el cuidado y preservación de la fauna íctica.
Además de ese fundamento, que podría ser calificado como primigenio, también los operadores turísticos, guías y demás agentes de turismo involucrados aseguran que así se da paso a una competencia desleal en desmedro de un recurso común no sólo de ambos países, sino de toda la región.

Sin contar, de que al no respetarse tamaños ni especies de los peces extraídos, el riesgo de menguar en forma considerable el recurso es una posibilidad cada vez más cercana.


Fuente: http://diariolarepublica.com.ar




Síguenos en Facebook
Síguenos en Instagram