alojamientos

Equé Porá Hotel
Equé Porá Hotel
(Esquina, Corrientes)

Cabañas Puerto Paraíso
Cabañas Puerto Paraíso
(Itá Ibaté, Corrientes)

Complejo San Francisco, de Ricardo Nisi
Complejo San Francisco, de Ricardo Nisi
(Bahía San Blas, Buenos Aires)

Cabañas de la Ribera
Cabañas de la Ribera
(San Javier, Santa Fe)

Complejo Red Beans Fishing
Complejo Red Beans Fishing
(Goya, Corrientes)

Bungalow Los Quinchos
Bungalow Los Quinchos
(Esquina, Corrientes)


guías de pesca

José Daniel Colombil
José Daniel Colombil
(Bahía San Blas, Buenos Aires)

Equé Porá Pesca
Equé Porá Pesca
(Esquina, Corrientes)

Los Aromos de Ivan Faure
Los Aromos de Ivan Faure
(Sauce Viejo, Santa Fe)

Peche Excursiones
Peche Excursiones
(Reconquista, Santa Fe)

Pesca en San Blas - Nerio Lorenzo
Pesca en San Blas - Nerio Lorenzo
(Bahía San Blas, Buenos Aires)

Carloto Pesca
Carloto Pesca
(Bahía San Blas, Buenos Aires)

Variada de Mar - (Bahía Blanca)

Junio del 2007

variada de marBahía Blanca, buen pesquero con excelente variada de mar

En sólo 6 horas de pesca se lograron capturar ejemplares de once especies distintas.

A pocos minutos de navegación de la ciudad de bahía Blanca y en apenas seis horas de pesca, capturamos una gran cantidad de ejemplares correspondientes a once especies distintas, una variedad sorprendente en un sitio de mar agradable, con mar calmo y muchas islas.

La agenda tradicional de los pescadores deportivos que prefieren las aguas marinas insólitamente no incluye a Bahía Blanca, aunque por allí se pasa de camino a Bahía San Blas y a pesar de estar cerca de Monte Hermoso, y no demasiado lejos de Necochea o Mar del Plata.


Algunos comenzaron a tomar en cuenta a Bahía Blanca recién cuando comenzó el servicio de pesca embarcada en Punta Alta, localidad vecina. Sin embargo, Bahía cuenta con una ventaja sobre todas las ciudades nombradas: la protección que las islas le brindan a la navegación. Y la buena pesca, precisamente, se practica en esta zona de islas, muy cerca del embarcadero, sobre el Canal Principal de navegación.

LA SALIDA

Habíamos decidido dividir la pesca en dos días, uno con carnada y el otro con señuelos.

A la mañana temprano llegamos a Bahía Blanca junto a Néstor Saavedra; nos esperaba con un buen desayuno y para alojarnos en su casa nuestro amigo Diego Laura. La marea en bajante hasta las 11 nos indicaba que ingresar al mar una hora antes era una buena táctica.

A las 10 entonces estábamos en Puerto Galván, listos para que Julio Trusi bajara su lancha mientras el guía Enio Redondo colaboraba en la operación. El canal del club ha sido dragado y siempre hay agua para entrar y salir. Una pluma coloca las embarcaciones en el agua mientras nos percatamos que también han liberado la zona de naufragios que hacían peligrar los cascos.

Ya sobre el Canal Principal podíamos optar por tomar hacia el oeste, al final de la ría, en el puerto de General Cerri (ex Cuatreros) o hacia el este, pasando por Ingeniero White. Esta última fue la elección.

El día se presentaba hermoso: cielo parcialmente cubierto y una brisa muy leve del este nos permitían disfrutar del paisaje de islas de barro y pasto verde que, una hora más tarde, comenzarían a desaparecer cuando los tres metros de diferencia de altura inundaran la ría. Detrás de las enormes construcciones de White descubrimos el cerro Tres Picos en el sistema de Ventania.

ZONA DE PESCA

Entre diez y quince minutos navegamos para encontrar la zona en la que anclaríamos para intentar la pesca variada: el veril de babor o de tierra firme frente a la boca del Cabeza de Buey, uno de los tantos canales naturales que nacen en la costa y avanzan en dirección nordeste hasta desembocar en el Canal Principal. Habíamos dejado atrás el corte al que con marea llena se puede llegar por el interior de las islas y el que suele deparar buena pesca de corvinas en su parte inicial.

Anclar constituiría parte clave de la operación de pesca. Gracias al ecosonda queríamos encontrar un punto que rondara los 7,50 a ocho metros de profundidad, medida adecuada para probar con las primeras corvinas. Pero el fondo de piedra dura, tipo tosca, no permitía que se agarrara bien el ancla, una Danforth "imperdible" (llamada así por que el asta tiene un corte que hace que la cadena se deslice hacia un lado y el otro, y de esta forma se la saque tirando del otro costado cuando queda duramente enganchada en el fondo).

Este pequeño deslizamiento, que se generaba porque el ancla demoraba un breve tiempo en clavarse, terminaba sacándonos hacia la parte más playa (5 a 6 metros) o hacia la parte más profunda (9 a 10 metros)

CAPTURAS

Julio buscó la mejor profundidad y, mientras tanto, le indicó a una lancha vecina que recién llegaba desde Galván que atracara a una decena de metros. Lo curioso fue que, mientras que nosotros sacamos varias corvinas chicas, en la lancha vecina aparecieron "monstruos" de cuatro kilos.

Pero así es la pesca deportiva: con apenas unos metros de diferencia las capturas varían muchísimo en cuanto a su tamaño, pero no hay que desesperarse cuando pasa esto porque en esta actividad siempre hay revancha.

Los equipos estaban compuestos por cañas de cuarenta libras de resistencia, reeles rotativos y frontales cargados con nailon 0.50 son casi necesarias teniendo en cuenta que, para bajar rápido el aparejo de dos anzuelos corvineros 4/0, se utilizan plomadas de 120 a 200 gramos. También se usó una caña de spinning de hasta treinta gramos con un anzuelo pata larga 2/0 para una pesca muy sutil.

Con marea casi en baja total y la parada de agua es más sencillo hacer que descienda un aparejo liviano. Cuando la corriente sube o baja durante seis horas es más difícil, especialmente en medio de los movimientos cuando el volumen de agua que se desplaza es muy grande y arrastro todo con fuerza.

También se complica cuando al desplazamiento se le suman vientos a favor. En esta salida estaba todo muy tranquilo y por eso disfrutamos con algunas capturas que nos obligaron a ajustar el freno del reel frontal en un punto apropiado, pues furiosamente sacaban multifibra.

VARIEDAD

Capturamos, por ejemplo, dos congrios de unos tres kilos cada uno, que protagonizaron una intensa lucha de unos diez minutos hasta que logramos izarlos exhaustos a la lancha. Mientras tanto, Enio y Julio lograban sacar una tras otra hermosas piezas de distintas especies.

Encarnando con camarón sacaron corvinas de un kilo y un curioso y bonito mero (pez que habita entre las piedras), mientras que con anchoita y filete de sarda, capturaron las voraces pescadillas, congrios, chuchos de unos cinco kilos y varios gatuzos, protagonistas principales en cantidad y apetito.

Nos sorprendió el tamaño de las pescadillas, muy bueno sin llegar a ser las pescadillas reales que toman a mar abierto, y el poder de lucha de los congrios, que por momentos nos daban la impresión de ser aún más pesados.

Con varas rígidas las clavadas se sucedían a cada rato. Con la caña de spinning, costaba más pues la acción media provocaba una curva un tanto marcada para la reacción rápida a ocho metros de profundidad y unos treinta del puntero. No obstante, ¿quién nos quita lo bailado? La próxima semana les contaremos cómo nos fue con los señuelos.

Fuente: El Día






Dorados en Acción



Pesca en Argentina
Pesca en Buenos AiresPesca en ChacoPesca en Chubut
Pesca en CórdobaPesca en CorrientesPesca en Entre Ríos
Pesca en FormosaPesca en MendozaPesca en Misiones
Pesca en NeuquénPesca en Río NegroPesca en Salta
Pesca en San LuisPesca en Santa CruzPesca en Santa Fe
Pesca en Santiago del EsteroPesca en Tierra del Fuego


Inscripción en Guía de Servicios
PRINCIPAL
Inicio
Contáctenos
Blog
Relevamientos
Clasificados
DATOS UTILES
Concursos de Pesca
Calendario Lunar
Clima en Argentina
Directorio de Pesca
Reglamentos - Licencias
Vedas y temporadas
GUIA DE SERVICIOS
Guía Completa
Guías de Pesca
Alojamientos
BIBLIOTECA
Nudos de Pesca
Especies de Argentina
Galería de Moscas
REDES SOCIALES


© 2006-2014 Pesca Argentina - Pesca Deportiva en Argentina | Prohibida la reproducción total o parcial - Todos los Derechos Reservados - Diseño web Grupo Creartel